Ponle freno al estrés!



Por las mañanas, sonaba el despertador y empezaba una carrera vertiginosa que literalmente me agotaba, porque para ganar tiempo, mientras estaba en el baño, pensaba qué ropa ponerme y mientras me vestía, qué iba a desayunar y mientras desayunaba, miraba el móvil para ver cuántos correos tenía ya o pensaba en lo que tenía que hacer… No os pasa?

A vivir así, lo llamamos vivir estresados. Toda la tensión a la que vivimos sometidos por la falta de tiempo, la escasez de dinero o seguridad laboral y otros factores que nos afectan a cada uno, nos provocan mucha ansiedad que nos ralentiza a nivel mental y nos altera físicamente. Debido a que el estrés lo sufre ya la mayoría de la población, muchos profesionales están dedicados a entender y ayudarnos a liberar la tensión crónica, alcanzando el bienestar. Hoy existen a nuestra disposición algunas técnicas muy sencillas que podemos incorporar a nuestras vidas.

Cada persona reacciona de manera diferente a esta tensión emocional, mental y física, al igual que andamos de forma diferente, o tenemos caligrafías, creencias, valores (y un largo etcétera) distintos los unos de los otros. Por eso, es muy importante saber cómo nos afecta el estrés a cada uno en particular, pues es la única manera de elegir lo que mejor nos resulta… gestión personalizada!

Estrés, estrés crónico, sistemas corporales afectados por el estrés, alteraciones debidas la estrés, enfermedades causadas por el estrés

Sistemas a los que puede afectar el estrés crónico (Harris C. 2004)

¿Cómo afecta el estrés a nuestro cuerpo? Cuando nuestro cerebro recibe un aviso de alerta ante una situación que nos resulta agobiante o angustiosa, prepara al cuerpo para dos posibles respuestas: CONFRONTACIÓN o HUIDA. De forma muy simplificada, entonces, las emociones actúan como sensores del estrés, la mente como coordinador del cuerpo y éste como ejecutor de una respuesta ante el estímulo recibido: aumenta la adrenalina y existe un mayor aporte de oxígeno y glucosa a los músculos. Si esta situación se vuelve crónica, el cuerpo acaba resintiéndose.

 

Podemos actuar sobre el cuerpo y la mente para disminuir o paliar los efectos del estrés, mediante 6 sencillas técnicas:

1. Respiración
2. Ejercicio físico
3. Alimentación saludable
4. Descanso adecuado
5. Terapias táctiles
6. Pensamiento positivo

De verdad que no estoy de guasa… Os imagino pensando: ¡¿respiración?!

Sí, respiración. Parece cosa de risa, pero paraos a pensar un momento… ¿no nos enseñan en las clases de preparación al parto a respirar para afrontar una situación extrema de estrés emocional, mental y físico?, ¿no nos enseña el preparador físico del gimnasio o el personal a respirar mientras hacemos abdominales? Pues eso.

Es sentido común y una combinación adecuada de técnicas para que cada persona las pueda aplicar en cada caso.

Después de comprender cómo nos hace reaccionar el estrés, en el próximo post empezaremos a combatirlo! No te lo pierdas!



Sin comentarios todavía

Responder

Current ye@r *