Lifting natural: masaje kobido



Ayer estuve en el centro de estética “Bienestar natural” para probar el tan mencionado masaje kobido.

Bienestar natural
Después de una limpieza de cutis profunda y un tratamiento revitalizante, Rosa me fue explicando los secretos de esta antigua práctica de belleza japonesa:

1. Calentar la piel para activar la circulación. Los movimientos que se utilizan deben ser rápidos y suaves para activar la circulación sin estirar la piel. La sensación de calor es la que determina el tiempo mínimo del masaje, de manera que trabajaremos el rostro hasta tener una sensación clara de calor y activación de la circulación.

2. Dirección ascendente SIEMPRE. Debido a que este masaje pretende evitar y corregir el descolgamiento, trabaja sobre la musculatura facial tonificándola. Para ello, se utiliza muy poca cantidad de producto, ya que los dedos deben deslizarse lo justo para activar zonas profundas.

3. Realizarlo frecuentemente. Pues hecho! Respetando los biorritmos de la piel en cuestiones de limpieza y aplicación de cosméticos, podemos masajear el rostro después de cada limpieza (mañana y noche), con agua de rosas, si tu piel es grasa o con unas gotas de aceite si tu cutis es normal/seco.

Para realizar los movimientos adecuadamente, deberemos guiarnos y respetar la musculatura facial:

13_490_caramusculos de la cara 5 ok

- Parte inferior del rostro: comienza con un masaje suave ascendente en la zona del cuello, para pasar a la zona del mentón y mandíbula inferior. Utiliza las zonas de las manos que te sean más cómodas (a mí me resulta más natural realizar el masaje con el dorso de los dedos), intentando acercar el músculo a su zona de inserción superior (guíate por las fotos). En la zona de los labios trabaja apoyando las yemas de los dedos sobre la piel con movimientos cortitos y activa bien la circulación en la zona de las comisuras. Para trabajar los pómulos empieza desde la nariz y asciende hacia la sien. Por último, en la zona de los mofletes, repite los toques rápidos desde la mandíbula inferior hacia el pómulo (hacia arriba).
- Parte superior del rostro: en la zona de las patas de gallo, activa bien la circulación con las yemas de los dedos sobre la piel con movimientos cortitos (como en la zona del labio superior) y en el entrecejo insiste con toques verticales. La zona de las cejas trabájala con varios dedos para cubrir la ceja al completo y asciende a la frente.

4. Ayudar a la piel con una buena alimentación, rica en productos hidratantes y con vitaminas, y dejar el tabaco.

La verdad es que la sensación es estupenda. Espero que os guste!

Nos vemos en Facebbok y Twitter.



Sin comentarios todavía

Responder

Current ye@r *