El mejor regalo para tí y para los demás



Después de medio año de publicaciones, casi hemos revisado todos los puntos que debemos abordar para dominar el estrés y ser personas más felices y plenas.

Hemos analizado por qué son tan importantes la respiración consciente, el ejercicio físico, la alimentación sana, un descanso adecuado, las terapias táctiles y el pensamiento positivo.

Y también hemos propuesto herramientas que nos ayudarán en la gestión del estrés:

- cómo aprender a respirar, especialmente con la respiración abdominal que resulta tan relajante,

- el tipo de ejercicio que mejor se adapte a la etapa en la que nos encontramos: prácticas suaves como yoga o pilates, iniciación al cardio con running, bici y natación, o deportes de grupo para estar en forma y relacionarse en ambientes sanos y divertidos como el padel¸el buceo o cualquier actividad dinámica en grupo si perteneces a un club,

- qué alimentación elegir para mejorar la asimilación de nutrientes y la excreción de desechos,

- el ritual del sueño para descansar cuando más lo necesitamos, tranquilizando cuerpo y mente,

- masajes terapéuticos, con técnicas de auto-masaje,

- pensamiento positivo, entrenando a nuestra mente a través de la meditación y de la motivación en una actitud positiva que nos ayude a superar momentos difíciles, sean cuales sean.

Hoy, haciendo repaso de todos estos puntos tan importantes para nosotros, seamos conscientes de ello o no (tanto se la importancia de estos puntos como de los puntos en sí mismos), hay algo que se ha mencionado a lo largo de los post de la gestión del estrés, pero que nunca ha sido protagonista de un post individual: la importancia de pensar en uno mismo.

amarse-a-uno-mismo-es-38632

Recuerdo que cuando estuve aprendiendo a gestionar mi estrés, éste fue uno de los puntos más controvertidos para mí. Dudé mucho sobre lo que esta frase significaba para mí, porque lo entendía como algo egoísta. Y nada más lejos de la realidad, aunque así pueda parecer…

Apenas tenemos tiempo para poner la lavadora o hacer la comida, y pensar en uno mismo, hoy por hoy, parece impensable si uno no es soltero! Pero es algo que deberíamos hacer todos y cuanto más ocupados estamos, más importante se vuelve cuidarnos, tener espacio para escuchar nuestras necesidades, a nuestra mente y a nuestro cuerpo.

En realidad es la mejor inversión, el mejor regalo que podemos hacer a los demás y a nosotros mismos!

Nuestra pareja, nuestros hijos, nuestras familias y amigos, disfrutarán de personas felices y centradas, de ratos de diversión y experiencias plenas en vez de entes estresados, angustiados y con tendencias de pensamiento pesimista que convierten los ratos juntos en sesiones de terapia psicológica para superar su propia vida…

Siempre he pensado que nuestra única obligación en la vida que nos ha tocado vivir (al menos, en la mía) es la de ser felices. Creo que tenemos la obligación moral de ser conscientes de la suerte que tenemos en general, de estar frecuentemente sanos, de superar periodos de enfermedad, de tener las necesidades básicas cubiertas (y la mayoría de las veces de vivir con más cosas de las que en realidad necesitamos), de estar rodeados de personas que nos quieren, de tener la oportunidad de trabajar en ocupaciones vocacionales, de ir de vacaciones y viajar…

Os puedo asegurar que educar mi mente ha sido, con mi renuncia al tabaco, una de las cosas que más y mejor calidad de vida me ha dado, porque todo lo demás ha ido rodado y me siento feliz. Sí… soy una persona feliz, y ese estado en el que me encuentro no depende ni de las personas que me rodean, ni del trabajo que tengo, ni de la casa en la que vivo, ni de lo que como. Soy feliz porque he decidido ver el lado positivo de mi vida, porque he aprendido a anteponerme, siendo coherente conmigo misma (no egoísta, que es diferente), creciendo y siendo una persona cada día más autónoma en todos los sentidos. Tengo problemas como todo el mundo, pero también tengo el profundo convencimiento de que todo pasa y que si yo estoy bien, todo lo que suceda a mi alrededor me distorsionará menos.

Y si a alguien le sirve, como en su día me sirvió a mí, os animo a que os reservéis ese espacio vuestro, intimo, sin nadie más, que aprendáis a escuchar lo que en el fondo necesitáis (la meditación es la bomba!) y que aprendáis a daros lo que necesitáis buscando y construyendo vuestra propia vida, sin demandar a los demás lo que solo vosotros os podéis dar…

Seguimos conectados en Facebook y Twitter!



2 Comentarios añadidos

Responder
  1. madeleyne 2 septiembre 2015 | reply
    Es muy inspirador lo q escriben pero,yo no creo poder hacer todo eso posible estoy en un momento de mi vida donde todo se me junto mis estudios el trabajo mi salud la verdad es q siento no poder más con todo eso no se sí hay alguna forma de poder empesar. A sentirme mejor lo necesito me siento muy deprimidas trizte agotada y sin ganas de nada no tengo idea como salir de todo eso necesito ayuda por favor ...
    • María Matabuena 11 diciembre 2015 | reply
      Hola Kris. En estos casos es mejor visitar a un especialista. Hablar abiertamente sobre lo que te ocurre y empezar a tomar medidas ayuda, simplemente por el hecho de empezar a buscar tu bienestar. Poco a poco, irás haciendo cosas y serás capaz de ir incorporando los hábitos que mejor vayan contigo y que te harán sentir realmente bien. Ánimo!

Responder

Current ye@r *