Dos en uno, o más??



El padel, junto con el tenis o el squash, es un deporte cuya práctica ayuda a liberar irritación o agresividad, porque tiene una componente de “golpeo”, y frustración o desmotivación, porque conlleva la competición entre dos equipos. Estas características convierten a estas actividades en herramientas muy útiles en la gestión del estrés, cuando éste provoca emociones relacionadas con los estados mencionados anteriormente.

Como ya pudisteis ver en Facebook y Twitter, el sábado fui a probar qué tal se me seguía dando el padel, después de 3 años sin dar ni una sola clase y de jugar muy esporádicamente.

Me apunté a clases de este deporte porque todo el mundo en “Paraca” quedaba para jugar al padel y… tomar el aperitivo todos juntos (me encanta). En aquella época jugaba con mi cuñada Ana y otras chicas de Paracuellos, que ya son máquinas padeleras. Pero dejé de dar clases en 2010, cuando se me juntaron los preparativos de mi boda y el inicio de mi aventura como empresaria a la que tuve que dedicar todo mi tiempo… Y no he sido consciente hasta que no he vuelto a jugar de lo buenos que son los deportes en equipo, porque tampoco los he practicado mucho (ya sabéis que he sido más artista que deportista en mi infancia y adolescencia).

Volviendo al sábado, tengo que deciros que la experiencia fue ABSOLUTAMENTE GENIAL… y agotadora hasta el extremo, pero merece la pena cuando nos juntamos todos por la buena causa de UNO ENTRE CINE MIL. Una hora de partido con 3 buenos mozos y otra de clase intensiva con Alberto, el monitor de Kinesport, me han dejado las agujetas suficientes para acordarme de todos ellos al día siguiente. Si es que me sentaron mal hasta las cañas que tomé después (ojo, que sólo bebí 2…). Me teníais que ver por la tarde, hundida en el sofá y abrazada a mis cojines… Yo que creía que estaba en forma!

Kedada de padel Bubbles community y Uno entre cien mil en kinesport

Kedada de padel con Bubbles community por #Unoentrecienmil en kinesport

 

El domingo, ya con mejor cuerpo, me levanté decidida a hacer una completa tabla de estiramientos para eliminar las agujetas. Durante la hora que estuve estirando MINUCIOSAMENTE TODO MI CUERPO, me dio tiempo a reflexionar y a hacer propósito de enmienda, retomando actividades complementarias al running para activar otros paquetes musculares que, OBVIAMENTE, necesitan mi atención.

Una vez aceptada la cruda realidad (no estoy lo suficientemente en forma), llegamos a la primera de tres fases, que ponen a prueba la gran determinación del momento en el que decides “Esto, no puede seguir así”.

CONCIENCIACIÓN

Pensándolo bien, en casa, nuestras principales actividades de ocio se basaban en sentarnos a interaccionar con un surtido de dispositivos electrónicos (tele, ordenador, Tablet, móviles) para distraernos y/o hablar con los amigos, y salir a comer/cenar o de copas con la gente (bueno sí, alguna vez quedamos para ir al cine o al teatro…). Es pasmoso, el tiempo que pasamos sentados en el coche, en la oficina y en nuestro tiempo de ocio/descanso. Todo suma para dar como resultado un sedentarismo excesivo, aunque luego siempre estamos corriendo de un lado para otro!!

La mayoría de las personas que hemos practicado deportes en la infancia y la adolescencia solemos abandonar con la excusa de la falta de tiempo para todo. En mi caso, la excusa me la puse durante algo más de dos años he de confesar, así que, toca superar la pereza y organizarme para correr, montar en bici y nadar. Retomar buenos hábitos, para poder disfrutar deportes y actividades nuevos sin los desastrosos efectos secundarios de la falta de forma física, es algo positivo.

MOTIVACIÓN

Para mí, salir de la rutina y hacer cosas nuevas, es fundamental. No sólo hablo de hobbies, si no de mi trabajo y de la forma de gestionar mis relaciones personales.

Una actividad como el padel, que se aprende enseguida, porque no requiere tanta técnica como el tenis, tiene muchas ventajas:

- Eliminas el estrés, al ser una actividad de “golpeo”, haciendo un deporte según tu nivel, de forma divertida desde el principio.
- Sales de la rutina.
- Conoces gente nueva con la que compartes esta afición. No sólo en el momento de practicar la actividad, sino en el glorioso ritual de la obligada caña que sucede a la actividad.
- Mejoras cualidades y habilidades personales, como la capacidad de relacionarte socialmente (el trabajo en grupo desarrolla la confianza en los demás), el desarrollo de la solidaridad (entre los compañeros y entre otras personas desconocidas, cuando está asociado a una buena causa, como la lucha contra la leucemia infantil!), o la madurez (se genera tolerancia a la frustración cuando se pierde, y sensación de éxito sin prepotencia).

CREACIÓN DEL HÁBITO

Ésta es la fase más difícil, pero estoy decidida a ir a todas las kedadas de padel que propongan en Bubbles Community, porque además, son por una buena causa.
Hoy toca reorganización de mi tiempo de fitness, y los martes y jueves repartiré los 45 minutos en calentamiento (5’), carrera (20’) y bici (20’), sin contar los estiramientos, claro. Para la natación, necesito un extra de motivación, pero lo encontraré, os lo prometo!

Yo desde aquí os animo a concienciaros, motivaros y crearos el hábito para manteneros en forma y salir a practicar actividades para socializar y estar en la naturaleza.



Responder

Current ye@r *