‘Cosmética personalizada’



Antes incluso de saber qué tipo de piel tiene cada uno, para escoger los productos cosméticos que debemos utilizar, es imprescindible saber “qué es la piel” y “para qué sirve”. En mi opinión, esta es la única manera de hacer que la cosmética realmente esté al servicio de nuestra piel.

Como ya comenté en mi post anterior, vamos a simplificar, porque no se trata de dar clases magistrales. Comencemos.

Piel humana, epidermis, dermis e hipodermis. Limpieza, hidratación y protección de la piel

Esquema de la piel humana con detalle de la diferenciación de los queratinocitos en la epidermis

Éste es un esquema que utilizo frecuentemente en mis conferencias. En la imagen de la izquierda aparecen todas las estructuras que forman la piel. Y en la figura de la derecha están representados los componentes celulares básicos de las zonas más superficiales (epidermis y dermis).

Si echamos un vistazo general a la figura de la izquierda, la piel está formada por 3 capas que de fuera hacia dentro son:

1. EPIDERMIS, formada por células (queratinocitos) que hacen la función de “ladrillos” y que están unidos con un “cemento” llamado envoltura cornificada (mezcla de lípidos y proteínas), que funciona como un aislante, que no permite el paso hacia el interior de nada y evita la pérdida no controlada de agua.

En esta capa, también se encuentran entre los queratinocitos otras células especializadas en producir melalina (melanocitos, encargados del color/tono de piel), en recibir y trasmitir señales hacia el sistema nervioso y en defensa inmunológica de la piel.

2. DERMIS, constituida por otras células (fibroblastos) productoras de colágeno, elastina y fibronectina, que junto con el ácido hialurónico forman la Matriz Extracelular, que sirve de sostén y amortigua golpes. La pérdida de estas proteínas es lo que provoca la aparición de las arrugas.

Hasta esta capa llegan desde el interior los vasos sanguíneos, los nervios y es en ella donde se alojan pelos y glándulas sudoríparas con una función excretora y reguladora de la temperatura corporal FUNDAMENTAL.

3. HIPODERMIS, formada por tejido adiposo (grasa) y que hace de “colchón” de las otras dos capas y los tejidos que recubre la piel (músculos/huesos).

En la figura de la derecha está esquematizado el proceso de “maduración” por el que pasan los queratinocitos en la epidermis. Desde la capa interna que conecta con la dermis hasta que llegan a la superficie, las células se van transformando hasta morir en las partes más exteriores.

Aplicando todo esto a la cosmética, DE FORMA GENERAL, es fácil comprender que:

1. La limpieza de la piel es muy importante porque nos ayuda a eliminar las células muertas y a mantener abiertos los canales de excreción de impurezas.

OJO, una limpieza demasiado “agresiva” puede dañar la piel al eliminar el cemento de la epidermis y alterar su función barrera.

2. La hidratación es fundamental y debe realizarse con productos acorde al tipo de piel y a los hábitos que la persona tenga (deportista, vivir en campo o en ciudad, …). Sobre esto hablaremos más a fondo en próximos post.

3. La protección solar debe aplicarse cuando la piel esté expuesta en horas de intensa radiación solar. Los dermatólogos afirman que tomar el sol, a primeras horas de la mañana o a últimas de la tarde, SIN PROTECCIÓN SOLAR es necesario para la correcta producción de vitamina D.

En mi caso, tengo la piel grasa, especialmente rostro, parte superior de la espalda, incluida la parte posterior del cuello, axilas e ingles. En el resto del cuerpo la piel la tengo normal.

Dependiendo de si salgo a hacer deporte o no, de si he tenido un día muy estresante con reuniones en salas enmoquetas y potentes focos cercanos o he estado en la piscina/playa tomando el sol, LIMPIO, HIDRATO Y PROTEJO DE LA RADIACIÓN SOLAR de forma diferente.

La consulta del dermatólogo y el centro de estética son lugares de paso obligado para mí. Y el sentido común y mi cuarto de baño, donde preparo mi SPA particular, son la base de mi belleza.

Para el siguiente post, que saldrá pasado mañana, os contaré prácticas y productos que uso en cada ocasión. No te lo pierdas!!

Hasta entonces, ve haciendo tú también un ejercicio de meditación sobre la clase de piel que tienes y tus hábitos de belleza. Y si quieres compartir conmigo algo, escríbeme!

 

 



Responder

Current ye@r *