El pelo es el reflejo del alma



Qué será lo que tiene el pelo, que muestra cómo estás, en casi todos los aspectos!

Seguro que a más de una, si frecuentáis la misma peluquería, os ha pasado que el peluquero/a te mira el pelo y te sueltan alguna pregunta que, al más puro estilo Rapel, te “destapa”… Y es que el pelo sin brillo, encrespado, débil,… denota estados carenciales de nutrientes o estados emocionales determinados; estados carenciales en general.

A mí, desde luego, me pasa; y a pesar de no saltarme mis imprescindibles: dormir 7 horas, seguir cuidando mi alimentación y tener activa mi vida social, mi pelo refleja perfectamente el estrés acusado que estoy pasando.

Últimamente he sobrepasado los límites de la velocidad y ya no corro… centrifugo! Estoy al final de una etapa que me ha absorbido pero que está mereciendo la pena.

Desde la vuelta de mis vacaciones, he pasado de escribir en el blog dos veces por semana a hacerlo una (o ninguna). Llevo el Facebook a matacaballo y el Twitter no lo llevo. He tenido que dejar los entrenos… Pasé de entrenar dos veces a la semana a una y ya, ni el tiempo, ni el cuerpo me dieron para más (por esto sufro, porque me parece una locura correr la media maratón de Madrid el 29 de Marzo y no estar entrenando! Pero esto es tema de otro post porque voy a empezar con medidas correctivas adaptadas que compartiré). A duras penas llego a lo imprescindible para mí y a mantener la casa, pero en Invitrotecnia ya hemos presentado al Ministerio la primera solicitud para abrir la línea de I+D de la empresa… lo que siempre he querido.

Esto, sumado a exceso de sol y agua salada en vacaciones, ha dado como resultado, en lo que a pelo se refiere, a un sucedáneo de Bruja Avería! Para controlar mi pelo, recurría a geles fijadores, pero que me resecaban todavía más la melena. Y aunque he vivido pegada a la mascarilla de queratina, el resultado ha sido un pelo extremadamente seco y encrespado.

Pero la ciencia avanza y L’Oreal ha marcado un antes y un después en los tratamientos de pelos rebeldes: KERASTASE DISCIPLINE. Ahora, antes de echarle imaginación (“Rupert, te necesito”), tardo 5 minutos en reparar el cabello encrespado y conseguir brillo y suavidad en sólo 3 pasos: champú (12,90€), tratamiento con aclarado (15,80€) y mascarilla (con o sin aclarado) (24,15€).

 

Línea KERASTASE DISCIPLINE

La línea KERASTASE DISCIPLINE ha conseguido marcar un antes y un después en el tratamiento de mi pelo. Lo reestructura en 5 minutos!

 

Este tratamiento una vez cada quince días y listo!

Si queréis mimaros, haceros el regalo por San Valentín.

Nos vemos en Facebook y Twitter (muy pronto).



Melena perfecta antes y después del verano…



Una de mis obsesiones, que empeora con los años, es lucir una melena bonita y sana. Y el verano, además de mi genética, no me lo pone nada fácil con el sol, el cloro y la sal del mar.

Melena perfecta
Como ya comenté en un post anterior, mi pelo necesita un experto que lo entienda a la perfección. Y después de buscar y buscar, ahora no puedo vivir sin Conchi, mi estilista, que presume de pelazo rizado, porque lo domina y lo modela a su gusto.

Hace unos meses, me aconsejó un tratamiento de queratina y después de explicarme cada detalle, me puse en sus manos. Por la tarde, quedé con unas amigas y como hacía calor me hice una coleta. No os imagináis la gracia que me hizo la cara de horror que pusieron cuando supieron de la combinación del tratamiento de queratina y el coletero!

Y como ayer tocaba repetir, le pedí a Conchi que me ayudara a explicar los diferentes tratamientos de queratina que hay, cuáles son sus beneficios y en qué se diferencian unos de otros.

Básicamente, en cuanto a tipos de productos, tenemos 2 tipos de tratamientos de queratina:

A. Tratamiento Anti-encrespamiento o Restructurante, cuya diferencia radica en el procedimiento que se sigue.

En el tratamiento Anti-encrespamiento y Restructurante, se utilizan un champú de queratina, una mascarilla de queratina, que se deja actuando con calor, y la crema de alisado, que ejerce su efecto durante el tiempo que el cabello permanece liso. Y para conseguir un efecto más ligero (anti-encrespamiento) o más profundo (restructurante), los productos se van combinando de forma diferente.

El primer tratamiento (anti-encrespamiento) está recomendado en caso de cabellos secos o castigados por tinte o productos de forma habitual. Su precio es de 35 € (en Olipelos) y puedes hacerlo cada 2-3 meses. Después del tratamiento, el pelo no se puede lavar en 3-4 días. Si va teniendo aspecto más apelmazado a lo largo de los días (es una consecuencia inevitable del producto) puedes recogerlo en coleta o moño.

Tratamiento de queratina anti-encrespamiento

Después de haber pasado por las manos de Conchi y con el tratamiento anti-encrespamiento aplicado.

El segundo tratamiento (restructurante) está recomendado para cabellos secos o fuertemente castigados de forma puntual. Su precio es de 60€ (en Olipelos) y puedes hacerlo entre 2 y 3 veces/año. Las recomendaciones tras el tratamiento son las mismas que en el caso anterior.

Yo éste, seguro que lo pruebo después de verano!

Si vas administrando estos tratamientos a tu pelo de forma habitual hay que ir alargando el tiempo entre sesión y sesión, de manera que podrías hacerte un restructurante a la vuelta de vera y cada 3 meses un anti-encrespamiento para mantener.

En mi caso, procuro que los tratamientos coincidan con el color y así nutro bien la melena, de manera que hago tinte-tratamiento un mes y en la siguiente sesión (45 días después) tinte y corte de puntas.

B. Tratamiento de alisado.

Se aplica cuando se quiere obtener un efecto de “alisado japonés”. Los productos interfieren con las formas químicas naturales que provocan la forma rizada del pelo (puentes disulfuro entre cisteínas). Su precio es de 140€ (en Olipelos). No puedes mojar ni dar forma ninguna al cabello durante el tiempo mínimo que establezca tu estilista.

Espero que os haya resultado útil el post!

Seguimos conectados en Facebook y Twitter.



Rupert, te necesito!



Como ya apunté de pasada en el post de primeros de año, mi pelo siempre ha sido un suplicio para mí. Tengo mucho, rizado, seco y con extra de volumen.

Recuerdo que de niña, siempre que veía la melena rubia de la feliz mujer que anunciaba el champú Johnson, me iba a la cama deseando levantarme con aquel pelo largo y liso (una vez soñé que el deseo se hizo realidad y todavía recuerdo la sensación de frustración al aterrizar en la cruda realidad). En la peluquería, después de más de 2 horas de lavar, cortar y peinar, a mi madre le decían: ”Señora, si llego a saber que la niña tiene el pelo así, me hubiese ido a desayunar antes…”.

Una vez aceptado que aquella mata indomable iría conmigo hasta el fin de mis días, hubo que buscar soluciones para poder salir de casa sin parecer una mezcla entre loca y cavernícola. Los experimentos duraron una buena temporada y la mayoría fueron descartados: salir de la ducha, peinar y dejar secar al aire era lo peor (recordáis a la pantera rosa saliendo de la lavadora? Pues creedme que no exagero si os digo que eso parecía yo), peinado con secador tenía un efecto parecido (algo mejor porque el pelo quedaba más brillante), los rulos con el secador de mi madre resultaron ser lo mejor, pero el volumen excesivo resultó ser una constante en todas las pruebas. Así que, trenzas de raíz, coletas en todas sus variantes y moños han sido mis grandes aliados (nada con horquillas porque las acababa perdiendo al cuarto de hora).

Ya en la universidad, cuando iba a la peluquería me pasaba toda la tarde allí porque peinarme a mí eran 30-40 minutos de toga, más de una hora de secador y 15 minutos de plancha. Para llevar el pelo suelto, probé toda clase de espumas ceras, gominas y geles fijadores (no todos me iban bien) y el recurso rápido siempre eran los recogidos.

En cuanto a los productos para el lavado de mi melena, el champú que siempre me fue mejor fue Timotei (ni siquiera la línea Fructis de Garnier, tenía conmigo unos efectos destacables), acompañado SIEMPRE de acondicionador (las marcas iban variando). Y mi elemento indispensable siempre fueron las MASCARILLAS (éstas las probé todas y me decanté por las que podía comprar en la peluquería).

Si hay alguna que comparte mi suplicio, os dejo las máximas que no nos podemos saltar las que tenemos el pelo rizado, seco y con volumen:

- Pelo largo y bien capeado. No sirve cualquier corte. Yo he ido pasando de mano en mano y soy asidua de dos peluquerías en Barajas (porque está cerca de Paracuellos que es donde vivo): en una voy porque el corte que me hacen es el que mejor me va (no me vacían mucho y me capean genial) y la otra porque el tinte me dura más de 30 días!. Cuando tengo que sanear, el largo siempre es el que me permite hacer una coleta decente.

- Línea PUREOLOGY. Tienen una línea de productos completa. Los champús son sin sulfatos, con lo que no resecan el pelo y los acondicionadores y las mascarillas son lo mejor que he probado hasta la fecha.

- Imaginación al poder cuando se trata de peinarte. El pelo largo da mucho más juego que el corto a la hora de variar el look. Dependiendo de la época del año, voy combinando estilos:

1. suelto, controlado con gel fijador (en mi caso no puede ser otro producto) o recogido para verano o días muy húmedos.

2.  semi-recogido, trabajado con secador (el mío es de peluquería, de la marca Salerm, potente y anti-recalentamiento) y bigudíes flexibles (también adquiridos en peluquería, de la misma marca que el secador, facilísimos de poner).

3. suelto, trabajado con secador (el cepillo es de MADERA, no de metal) y plancha última generación (Babyliss).

Peinado de cabellos rizados, secos y con extra de volumen, secador y cepillo de madera, plancha Babyliss

Mis herramientas para trabajar mi pelo

 

Pasos que sigo para arreglar mi pelo:

pelo rizado, seco y con volúmen extra

Al salir de la ducha seco bien con una toalla. Puedo modelar con gel fijador (Giorgi) y secador para definir los rizos.

 

pelo rizado, seco y con extra de volúmen

Retirar el exceso de agua con secador (Salerm)

 

pelo rizado, seco y con extra de volúmen

Aplico la mascarilla PUREOLOGY en las puntas y recojo para dejar actuar.

 

Pelo rizado, seco y con extra de volúmen

Aliso con secador y cepillo de madera, trabajando mechón por mechón y coloco bigudíes si quiero el pelo con ondas

 

Pelo rizado, seco y con extra de volúmen

Si quiero dejar el pelo suelto y sin gel fijador, trabajo con secador y cepillo de madera y quito el exceso de volumen con la plancha (Babyliss)

Espero que os sea útil!

Si te ha gustado, pincha en Me gusta.